Destino Rumanía. Tomando contacto.

Como lo prometido es deuda, hoy empiezo a contaros la experiencia rumana de Casigata. Seguro que acabais hasta el gorro de mi pero, por si a alguno le interesa, aquí empieza mi #casigatatravel. A disfrutarlo!

Después de un día sin respiro debido a la #reformalowcost (os tengo que hablar de ella, pero será en otro serial. A posteriori se ven las cosas mas claras), y habiendo hecho y deshecho la maleta no se cuantas veces, Limón, Pequeña Chunga, Mister Dato, el Filósofo, y servidora, nos metemos en el coche rumbo a Barajas.
Empaquetamos el coche en la vacolla (recomendable 100%. Te recogen y entregan el coche donde quieras, lo dejan en un parking mientras estás de viaje, te lo devuelven lavadito y sin un rasguño, y todo por 60€ los 9 días) y nos adentramos en el maravilloso mundo de las low cost, concretamente WizzAir, rumbo a Budapest. Si, si, tranquilos, que no hicimos como los de la final de la Europa League, simplemente era más barato y nos encajaba en la ruta.

Llegamos a esa especie de masa humana formada por los que van de un lado a otro midiendo la maleta para cerciorarse de que entra en cabina, mientras le guardas el sitio en la fila, los que pagan más por el equipaje facturado que por el propio billete, señores de memoria distraída y reflejos escasos que no pueden evitar frenar el carrito cargado de maletones contra tus talones cada vez que avanzais, y toda una congregación de perroflautas de todas las condiciones posibles, y en número inversamente proporcional a su higiene (la sequía está causando estragos en la higiene corporal).
Estaba yo preguntándome si sería una quedada o simplemente casualidad, cuando aparecen dos personajes cual portero de discoteca light, con pinganillo incluido, y se ponen a organizarnos:

+Dos para la derecha!. Usted no, a la izquierda
Es que voy con ellos
+Bueno pase
+Vosotros a la otra fila
Vamos con ellos
+Pero cuantos sois?
Cinco
+Tsss. Venga, todos aquí.

Le fastidiamos todo el planing al puerta, y por ello nos castigó colocandonos en la fila atendida por el gentil Murphy. Esta vez personificado en dos de nuestros compañeros perroflauticos, su maleta informe que mide casi lo mismo que yo, un bastón de malabarista con más purpurina que una tienda de disfraces, una cerveza y su bolsa de Carrefour llena de flanes. Como os lo cuento.

Casi media horita de reloj se tiraron los amigos, y la amable azafata, para entender que aquello había que facturarlo, y que el palo, por mucho que se empeñaran, no era ni retráctil ni de mago y se iba a quedar más tieso que la mojama. En un intermedio del show, mientras intentanban componer aquello, pasó otro amigo que nos dió una lección de como no pasar frío en el avión sacando ropa de la maleta y poniendosela capa a capa hasta que pesara los diez kilitos reglamentarios. La maleta. Un gusto verle pasar el scanner con semejante cantidad de ropa.

Al final el vuelo no estuvo mal, una vez que saturamos la pituitaria. Conseguimos primeras filas y nos tocó bocadillo con mucho queso (a partir de la fila 8 no quedaban), al ser metroymedio iba como una reina en mi microasiento low cost con ventanilla, y del aterrizaje ni nos enteramos, un 10 al piloto. De lo que sí nos enteramos fue de que justo esa semana se celebraba un festival de música en Budapest, y de ahí la concentración de malabares, mochilones, sombreros, tatuajes, rastas, y demás accesorios característicos. Muy magiar todo.

Nosotros llegamos al hotel via transfer de Wizz por 4€ y, aunque teníamos más sueño que vergüenza, no nos resistimos a dar un paseito por Budapest y disfrutar de esta ciudad a temperatura apta para la vida humana (conocí esta ciudad un noviembre con -16ºC)

Castillo de Buda desde Pest.

Esto no había hecho más que empezar y quedaban muchos kilómetros por delante, así que plegamos velas y nos fuimos dormir, que ya era hora.

Anuncios

2 comentarios en “Destino Rumanía. Tomando contacto.

  1. Oye, lo de la vacolla esa, qué buena idea, no?? Lástima que nuestra vida viajera P.G. (post guaje) se haya quedado en menos que nada…
    Aun así, me encanta leer sobre viajes y vacaciones así que continuaré leyendo tu experiencia (en otro momento que ya toca ir a recoger al peque, ya ves que voy al día, jejejej)

    Por cierto, me ha encantado tu post de metroymedio… me siento taaan identificada 😉

    1. Ay, mamanatas, cuanta metroymedio incomprendida hay por el mundo. Fíjate que paparracho me llamó exagerada en su momento, pero ya sabía yo que nada como tratar entre iguales para entendernos.

      Bien, ya veo que al menos a Limón y a tí os interesa la crónica del viaje. Intentaré sacar un ratillo para seguir, porque últimamente no me dan los días. Y mujer, deja que los “abus” disfruten del nieto, y llevate al paparracho de escapadita, que siempre viene bien un descansito. Y después de vuestro post sobre Grey…, pues qué quieres que te diga.
      Muchas gracias por sacar un ratín y pasarte por el zaguan, que ya se os echaba en falta. Aunque si tu lista es tan prolífica como la sin nombre, álter y Mme Gremlin, me da que no te pones al día ni en el verano que viene. Que lo vivo en carne propia.
      Besines!!

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s