Como “Vieja Quisquillosa”

Hoy os dejo una reflexión  raruna que me ha invadido de repente, y no puedo guardarme. Debe ser por la bajada de tensión de esta tarde, que me ha dejado un poco más lela de lo normal.

Llega la primavera, llega el calorcito, las fiestas de barrio (tengo pendiente contaros mi momento San Isidro) y, cómo no, las celebraciones deportivas. Y dónde celebrarlas mejor que en nuestro flamante “Madrid Río”, el oficioso recinto ferial de Madrid.

Sí, amigos. Tanto el señor Gallardón (conocido por los madriles como Faraón, no hará falta explicar el por qué), como su sucesora, la señora Botella (absténganse de la gracia fácil, que están todas muy manidas), se han tomado muy en serio las enseñanzas bíblicas y testamentales, como corresponde a su credo, y han copiado el primer momento de los recortes de personal de la historia, con abuso de poder incluido, donde Dios le dice a Eva:

“Mira, bonita. Tú te comerás la manzana, pero lo vas a pagar toda la vida, tú y tus hijos. Y te vas yendo, que aquí somos muchos para que acabe haciéndolo yo todo. Y te llevas al sin sangre ese de Adán, que no hace ni el huevo”

Pues a los vecinos del río nos han hecho una parecida:

“Si parque tendréis, sí. Ya veremos cuando y como lo pagamos, pero vosotros vais a empezar por donar vuestros tímpanos y horas de sueño”

Y en esas estamos. Con la pista de patinaje más solicitada que Raphael en Nochebuena. Hace dos semanas con la Orquesta Talismán, Rosa y Raya Real (ejem, sin palabras), y este viernes con las carpas para que los aficionados del Barça vayan entrando en ambiente, antes del partido de Copa del Rey (ese que a nuestra señora presidenta le parece más importante que la podadora que está poniendo en marcha para maquillar el desaguisado de las cuentas de la Comunidad, porque no deja de hablar de él. Si es que es una patriota) Porque dinero no habrá, pero para “san futbol”, oye, lo que haga falta.

A todo esto, no he encontrado mejor día para llevar el coche al taller que hoy mismo, lo que supone no tener medio de huida para evitar tan magno evento.

A  ver, que a mi estos saraos me gustan más que a un niño un caramelo, pero siempre que me pueda retirar a mis aposentos a descansar si así me lo pide el cuerpo. Como hace dos años en Valencia, donde hicimos turismo, bebimos horchata con fartons, saltamos en los conciertos en la carpa, nos hicimos fotos con la réplica de la Cibeles y, lo que más me sorprendió, la gente pagaba porque les acercaras a la playa para celebrar el título, porque coger un taxi era más complicado que seguir Fringe.

En fin. Que tener la fiestuqui enfrente de casa está muy bien, siempre que te dejen tu espacio vital.

Y ya que no se puede con el enemigo, hasta ahora me he unido a él. Pero es que esta vez, con los colores hemos topado, y aquí una que es merengona, no se ve entre tanta camiseta de líneas verticales (que estilizan mucho, todo sea dicho), pero no va con mi color de ojos, osea.

Y hasta aquí mi momento “vieja quisquillosa”

Veremos en qué queda la cosa.

<a href=”http://www.bloglovin.com/blog/3741526/casigata-en-el-zaguan?claim=sdmquuzcqkx”>Follow my blog with Bloglovin</a>

Anuncios

2 comentarios en “Como “Vieja Quisquillosa”

  1. A nosotros nos encanta este parque pero es verdad que a veces se pone peor que el rastro.
    Con lo de las fiestas, es lo que tú dices: vale más unirse, jejeje
    Respecto a lo de merengona… nadie es perfecto! 😉

    1. Limón y yo lo llamamos “el metro” y a los paseantes “las hormiguitas” Pero no nos quejaremos, que peor estaba antes, y eso que yo no lo viví.
      Besines.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s